Es el procurador quien realice toda clase de gestiones y consultas en notarías y registros. Como queda indicado, un procurador representará al demandante o demandado en todas las fases del procedimiento judicial, y deberá estar alerta respecto a las cuestiones necesarias que afecten al proceso.
Las gestiones serán llevadas a cabo con la máxima diligencia ante las adecuadas administraciones, instituciones u órganos. El proceso judicial suele suponer un coste extra, ya que la tramitación administrativa es en algunos casos costosa en lo económico, especialmente cuando no se realizan las correctas gestiones en el tiempo indicado.
Por razones familiares, de trabajo u otras, los clientes habitualmente no tienen tiempo ni conocimientos para llevar a cabo las correspondientes actuaciones en el ámbito de la administración judicial.Los procuradores se encargan de la recepción de toda notificación o aviso relacionados con el caso. En esta circunstancia, se personarán en las correspondientes instituciones, como puede ser el Registro Civil o el Registro de la Propiedad.
El procurador deberá presentarse asimismo en las notarías, de modo que se controlen y se hagan factibles las acciones relacionadas con expedición de poderes o escrituras notariales, entre otros.Será representado en Barcelona ante cualquier organismo, de modo que puedan efectuarse las gestiones y trámites correspondientes al proceso judicial en curso.
Un procurador experto deberá hacerse cargo de procedimientos judiciales vinculados con el ámbito mercantil, penal, civil, laboral…Cualquier aspecto del proceso judicial deberá ser examinado exhaustivamente por el procurador, quien se hallará en permanente comunicación no solo con su cliente, sino también con el abogado representante de este en el caso de que lo hubiere.
Por medio de un equipo coordinado y cualificado, el cliente hallará las mejores opciones en el proceso al que se vincula.Al fin y al cabo, la seguridad y tranquilidad deben ser características de una asistencia que libra al cliente de realizar trámites legales y/o administrativos para los cuales no está preparado, y que de ser mal realizados, supondrán obstáculos innecesarios en el proceso judicial.

¿Te gustó la información? Compártela!

Relacionados

Comenta este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *